Gador

Me Gusta Almería!!

Ruinas del cortijo donde en 1910 se cometio un crimen que dio origen a algunas leyendas sobre el Hombre del Saco y el Sacamantecas.

Existen restos arqueológicos de población en Gador que datan del III milenio A.C.; y, aunque su origen es árabe, el toponímico es de raíces fenicio-ibéricas. Del siglo IV de nuestra era se han encontrado dos estatuillas de mármol blanco representando al Divino Pastor, entre restos de mosaicos romanos y bizantinos y monedas. Esto significa que, la de Gádor, fue una de las primeras iglesias cristiano-romanas del Valle de Andarax. En la Edad Media, durante la dominación árabe, se esció un sistema de regadío, que prácticamente es el actual, y que integraba el aprovechamiento de las aguas para la agricultura y la molienda y en el siglo XVI también para la instalación de una herrería. Tras la capitulación de Almería, en 1490, y el reparto de tierras, comenzó un periodo penoso de cambio de población. Sin embargo, en el año 1560 únicamente había 3 cristianos viejos, contando el beneficiado; así en la revuelta de 1568 al ser expulsados la mayoría de los vecinos, quedó el pueblo sumido en una depresión de la que no se recuperó hasta bien entrado el siglo siguiente. El siglo XVII supone la consolidación de la nueva población en un nuevo barranco, sobre el que está asentado el pueblo actualmente. El siglo XIX, por su parte, significó la ruptura con la economía agraria tradicional, basada en la producción del aceite y seda y la instalación de monocultivos de naranjos. Las minas de azufre también contribuyen al despegue económico de la población que actualmente ha sido sustituido por el cemento.